< Regresar
Somos Zoom-Zoom / Mazda MX-5: Historias en kilómetros

Mazda MX-5: Historias en kilómetros

Con un millón de vehículos Mazda MX-5 en las carreteras, celebramos a este roadster hablando con cinco dueños de este icónico auto cuya pasión puede traducirse en millones de kilómetros en el reloj.

Con un millón de vehículos Mazda MX-5 en las carreteras, celebramos a este roadster hablando con cinco dueños de este icónico auto cuya pasión puede traducirse en millones de kilómetros en el reloj.

Yuichi y su inseparable Mazda MX-5:

high_20160928_1.ts.1610040056415700

 

“A veces conduzco hasta 12 horas al día”. Menciona Yuichi, argumentando que esta es la clave para el logro que lo convierte en una celebridad entre los fans del Mazda MX-5, habiendo acumulado lo que es probablemente el mayor kilometraje de un Mazda MX-5 en el mundo.

 

 

 

 

 

high_20160928_1_2.ts.1610040056438770

“Me gusta conducir a un ritmo lento”, dice. “Incluso si estoy atrapado en el tráfico durante una hora, es mucho mejor que no estar arriba de mi Mazda MX-5 en todo el día”.

 

 

 

Patricia y su Mazda MX-5 irremplazable:

high_20160928_3.ts.1610040056416930

 

Cuando el primer Mazda MX-5 de Patricia fue dado de baja después de un accidente, nunca pensó en reemplazarlo con otro vehículo. Incluso aprendió a manejar una transmisión manual para que ella pudiera tomar posesión de su próximo auto lo más rápido posible.

Su Mazda Mx-5 de segunda generación ha sido un fiel compañero desde entonces. “Esto puede sonar como un comercial de televisión, pero él estuvo conmigo a través de mi divorcio y tres puestos de trabajo”, dice Patricia. “A pesar de que no es el auto más práctico – tuve que ser bastante creativa al mudarme de casa – es el que encaja conmigo perfectamente”.

 

 

 

high_20160928_3_2.ts.1610040056439700

Patricia conduce su Mazda todos los días, “llueva, truene o relampaguee”, y ha estado en múltiples viajes por carretera en la Costa Oeste de Canadá.

“Siempre tomo la carretera menos utilizada; esas que tienen todos los giros y curvas, las que hacen que este auto sea tan divertido de conducir”.

 

Michael y su Mazda MX-5 de campeonato:

high_20160928_4.ts.1610040056417870

 

Nadie sabe exactamente cuántos kilómetros hay en el odómetro del peculiar Mazda MX-5 de Michael, debido a que ya no lo tiene. Pero antes de transformarlo en un auto de carreras, ya había recorrido más de 500,000 kilómetros.

Michael lo compró de Prather Racing, con sede en Kansas, donde había ganado los campeonatos de SCCA (Sports Car Club of America). Incluso meses más tarde, el fanático de autos certificados (un único corredor de Mazda RX-7 que dirige la construcción de motocicletas hechas a la medida, Revolution) continúa tomando podios con él. “Me fusioné con este auto. Es tan simple, como conectar y jugar”.

 

 

 

high_20160928_4_2.ts.1610040056440030

 

Michael acaba de comprar otros dos Mazda MX-5 para competir: “Uno para un cliente y el otro para experimentar. Este auto ahora es demasiado bueno como para meterse con él”

 

 

El mejor amigo de Joy tiene 4 ruedas:

 

high_20160928_5.ts.1610040056418200

 

Joy compró su Mazda MX-5 hace más de 26 años y el lazo de amor que los une, aún sigue siendo fuerte.

 

“Mi pareja quería cambiarlo por un auto familiar después del nacimiento de mi primer hijo”, recuerda Joy. “Pero no había manera de que me separara de mi auto, así es que creé e instalé un accesorio para que mi hijo Tavis, pudiera viajar en el asiento delantero a los 10 días de recién nacido”.

 

 

 

 

 

high_20160928_5_2.ts.1610040056440500

 

Joy tiene muchos más recuerdos felices de su auto; desde viajes interestatales hasta dirigir un desfile de atletas de Adelaida en su regreso de los Juegos Olímpicos de Sydney en el año 2000. “Siempre he dicho que conservaré este auto hasta que muera”, dice Joy.

 

 

Vicente y su multifacético Mazda MX-5:

high_20160928_6.ts.1610040056418970

Vicente tiene la satisfacción de saber que cada tic tac en el reloj de su Mazda MX-5 es realmente suyo, y tiene grandes recuerdos con él.

Además de manejarlo diario, lo ha llevado a decenas de rallies, circuitos de carreras (incluido el Nürburgring) y viajes por carretera por toda Europa, más recientemente a Nordkapp en el Círculo Polar Ártico en Noruega.

El consultor de ingeniería compró su Mazda MX-5 de tercera generación completamente nuevo en color rojo de un distribuidor local hace menos de diez años.

“Estoy encantado con él, y lo compraría de nuevo”, dice Vicente.

 

 

 

high_20160928_6_2.ts.1610040056439400

 

En 2014, lo modificó para funcionar con LPG (Liquefied Petroleum Gas); Los resultados, dice, son “fantásticos” y, por supuesto, lo hace acumulando enormes distancias de conducción para que le resulte más sencillo a su bolsillo.

Compartir en